La Terapia Psicoanalitica de Sigmund Freud

La Terapia Psicoanalítica es un tipo de tratamiento basado en las teorías de Sigmund Freud, quien es considerado uno de los precursores de la psicología y el fundador del psicoanálisis. Esta terapia explora cómo la mente inconsciente influye en los pensamientos y comportamientos, con el objetivo de ofrecer una visión y resolución a la persona que busca tratamiento.

La Terapia Psicoanalítica tiende a observar las experiencias de la primera infancia para ver si estos acontecimientos han afectado a la vida del individuo, o potencialmente contribuido a las preocupaciones actuales. Esta forma de terapia se considera una opción a largo plazo y puede continuar durante semanas, meses o incluso años, dependiendo de la profundidad de la preocupación de ser explorado.

A diferencia de varios otros tipos de terapia, la Terapia Psicoanalítica de S. Freud tiene como objetivo hacer cambios profundos en la personalidad y el desarrollo emocional.

Contenido

  • 1 Supuestos de la Terapia Psicoanalítica
  • 2 ¿Cómo funciona la Terapia Psicoanalítica?
  • 3 Aplicaciones de la Terapia Psicoanalítica
  • 4 Biografia

Supuestos de la Terapia Psicoanalítica

Puede ser útil saber qué supuestos psicoanalistas trabajan desde cuando se considera un tipo de terapia. Mientras que cada terapeuta trabajará de manera diferente de acuerdo a las necesidades del individuo que busca la terapia, muchos de ellos trabajan en los siguientes supuestos:

  • Los problemas psicológicos tienen su origen en el inconsciente.
  • Manifiestan los síntomas causados ​​por alteraciones ocultas o “latente”.
  • Las causas típicas de malestar psicológico incluyen temas no resueltos durante el desarrollo o un trauma reprimido.
  • El tratamiento parece traer conflictos reprimidos a la superficie donde las personas pueden tratar con él.

¿Cómo funciona la Terapia Psicoanalítica?

La Terapia Psicoanalítica es una visión de los impulsos y por lo tanto tiene como objetivo promover el cambio al ayudar a entender su pasado y cómo los acontecimientos de su vida temprana podrían estar afectando ahora. Las sesiones variarán en función de dónde se encuentre en el curso de su terapia, pero la mayor parte del tiempo nos dedicaremos a hablar libremente como su terapeuta en un ambiente seguro, sin prejuicios.

Como psicoanalista voy a escuchar sus preocupaciones y mirar los patrones o ciertos eventos que pueden ser de importancia. En este tipo de terapia se cree que los sentimientos inconscientes y acontecimientos de la infancia juegan un papel clave en la angustia mental.

Además de escuchar a usted hablar de sus experiencias, como terapeuta puedo utilizar otras técnicas para ayudar a identificar las causas potenciales para sus preocupaciones. Dichas técnicas pueden incluir:

  • Asociación libre: La libre asociación implica que hablar de lo que viene a la mente, sin censurar o editar el flujo de recuerdos / ideas. Como su terapeuta le animare a hablar libremente para ayudar a que regrese a un estado emocional anterior para que pueda entender mejor los patrones recurrentes de conflicto que pueda estar experimentando.
  • Transferencia terapéutica: La transferencia se refiere a la forma en que puede estar transfiriendo pensamientos o sentimientos conectados a figuras influyentes en su vida (por ejemplo, sus padres o hermanos) a mi como su terapeuta. Si bien esto puede no ocurrir en todos los casos, como su terapeuta debo discutir la transferencia con usted para ayudarle a obtener una mayor comprensión de la forma de tratar con la gente en su vida diaria.
  • Interpretación: Un elemento clave de la terapia psicoanalítica es interpretar y “leer entre líneas”. Mientras que como su terapeuta es probable que me mantenga relativamente tranquilo y le permita hablar libremente, de vez en cuando le interpondre con pensamientos o interpretaciones de los temas que se discuten. Como su psicoanalista también puedo preguntarle acerca de sus sueños; Freud escribió mucho sobre el tema de análisis de los sueños y creía que los sueños eran recursos importantes para la comprensión del inconsciente.

Aplicaciones de la Terapia Psicoanalítica

La Terapia Psicoanalítica puede ser utilizada por aquellos que tienen una preocupación emocional específica, así como aquellos que simplemente quieren explorarse a sí mismos. Entender por qué somos como somos a menudo trae consigo una sensación de bienestar y un mayor sentido de nosotros mismos. Tal vez es menos útil para aquellos que buscan terapias rápidas, centradas en soluciones. La Terapia Psicoanalítica es un proceso gradual que lleva su tiempo, sin embargo, los resultados pueden ser un cambio de vida.

Algunos creen que debido a la naturaleza de la terapia, el trabajo psicoanalítico se adapta mejor a las preocupaciones más generales, tales como la ansiedad, dificultades de relación, problemas sexuales o baja autoestima. Las fobias sociales, timidez y dificultades para dormir son otros ejemplos de las áreas que podrían ser abordados dentro de la terapia psicoanalítica.

Los críticos han señalado que la terapia puede no ser tan útil para aquellos con problemas más específicos o basados ​​en obsesión, tales como el comportamiento obsesivo compulsivo (TOC), ya que puede ser demasiado preocupado por sus acciones para participar plenamente.


B I O G R A F I A Resultado de imagen para sigmund freud

Sigmund Freud, fundador del psicoanálisis, nació en Freiberg, Moravia (en la actualidad, Příbor en la República Checa), de padres judíos. Se trasladó a vivir a Viena donde estudió medicina especializándose en neuropatología, concretamente en la parálisis infantil y en los problemas del lenguaje como la afasia. Por aquellas épocas los judíos no podían trabajar en instituciones públicas como los hospitales, ni tampoco dar clases en la Universidad, por eso se situó en una consulta privada. Esto lo llevó a tratar pacientes que padecían histeria, una reacción neurótica en la cual los conflictos emocionales son convertidos en síntomas físicos como parálisis y sordera (en la actualidad, se prefiere el término trastorno de conversión al de histeria).

Su paso a la psicopatología se produjo cuando conoció a Jean-Martin Charcot, médico especializado en enfermedades nerviosas, que practicaba la hipnosis para curar a las enfermas de histeria en el Hospital de Salpetriere de París. El Gobierno francés le concedió una beca a Freud para ir un año a estudiar en París y fue allí donde pudo observar cómo unas mujeres paralíticas con un síndrome histérico, se levantaban durante las sesiones de hipnosis de Charcot. Comprueba que hay un nivel mental que sigue funcionando en el inconsciente, incluso estando bajo los efectos de la hipnosis.

En un principio, Freud procuró aliviar los síntomas de la histeria con hipnosis y electroimanes, pero pronto comprobó que las "curas" así logradas eran temporales. En la búsqueda de una cura permanente inventó un instrumento psicológico para la exploración de la personalidad, denominado asociación libre gracias al cual descubrió el reino inconsciente de la vida psíquica.

Fue fundamentalmente esta exploración de la vida psíquica inconsciente de sus pacientes lo que lo inspiró para crear el psicoanálisis, realización primordial de Freud y puntal de su fama. El psicoanálisis es a la vez un método terapéutico y una teoría de la personalidad.

Junto a su amigo Joseph Breuer, que también tenía una consulta en Viena, es cómo Freud hizo su paso hacia el Psicoanálisis. Breuer trataba una paciente, Anna O. que tenía desmayos, taquicardias y problemas cutáneos, pero gracias a la hipnosis estos síntomas se iban reduciendo e incluso desaparecían. Lo que producía dichos problemas en la paciente fueron los abusos sexuales que sufrió en su infancia por un familiar. Fue a partir de aquí que Freud dijo que detrás de cada problema psicológico existe también otro problema sexual.

Para Freud la mente tiene tres subsistemas: el consciente o lo que estamos pensando, el preconsciente que es lo que no hay en el consciente, pero en cualquier momento puede estarlo y el inconsciente que se encuentra oculto y nuestra mente no permite que aflore, sólo sale a través de los sueños, de los errores que cometemos sin querer, de las asociaciones libres o bajo hipnosis. Dijo que los procesos psíquicos son en sí mismo inconscientes y que los procesos conscientes no son sino actos aislados o fracciones de la vida anímica total. Esta afirmación está relacionada con el segundo principio donde determinados impulsos instintivos los clasifica de impulsos sexuales. Según Freud la líbido es la fuerza impulsiva que representa el instinto sexual, la energía relacionada con todas las emociones que denominamos con el término amor. La evolución de la líbido en el hombre pasa por cuatro fases desde su nacimiento: oral, sádica, anal y fálica.

Otro esquema mental que describe Freud es a partir de tres instancias denomionadas Ello, Yo y Super-Yo. De todas ellas, la parte más profunda de la psique es el Ello, en el cual radica todo lo heredado, los impulsos instintivos y predomina el "principio del placer". Es inconsciente en su totalidad. El Yo es el "principio de realidad", es consciente y tiene la función de la comprobación de la realidad, así como la regulación y control de los deseos e impulsos provinientes del Ello. Más adelante, el Yo da lugar al nacimiento del Super-Yo, que es el representante interior de la autoridad y normas de los padres, así como de la educación recibida y de la sociedad en general, tiene un campo inconsciente con algo consciente.

Freud es uno de los más famosos psicólogos que hayan existido jamás. Sus contribuciones a la psicología del aspecto inconsciente de la vida mental son múltiples, e incluyen el estudio de la conducta normal, la amnesia, la angustia, los sueños, la personalidad, el desarrollo psicosexual y los motivos inconscientes.

Entre sus numerosas hipótesis se encuentra la que las ideas, motivos y recuerdos inconscientes desempeñan un importante papel en la vida cotidiana, ejerciendo control sobre gran parte de nuestro comportamiento. Esta se pone de manifiesto en los deslices verbales, los sueños, los síntomas neuróticos, etc. La doctrina de los elementos inconscientes, en caso de ser correcta, revestiría enorme importancia.

Las dos grandes temáticas que recorren la obra de Freud son el sexo y la agresión. Se diría que el sexo es el gran tema ascendente en la vida, es la fuerza que da cuenta no sólo de la vida del individuo sino de las generaciones futuras. Al conjunto de instintos (pulsiones biológicas) relacionados con la supervivencia los llamó Eros, por el termino griego que designaba al amor, y entendía que la agresión (incluida la autoagresión) surgía de un instinto de muerte al que denominó Tánatos, a partir del dios griego de la muerte. Estas dos fuerzas batallaban entre sí a lo largo de toda la vida del organismo; al comienzo Eros es más poderoso, pero al final Tánatos termina triunfando. Si bien los conceptos de Eros y Tánatos son algo románticos, es verdad que para los terapeutas gran parte de la conducta inadaptada se expresa como dificultades sexuales e impulsos agresivos. Así pues, Freud señaló a los futuros trabajadores de la salud mental, en general, la dirección correcta.

Freud fue un autor prolífico. Una de las ediciones de sus obras contiene más de 20 volúmenes. Entre sus libros mejor conocidos se encuentran La interpretación de los sueños (1900), Obras completas tomos 1 y 2, tomos 4 y 5, Psicopatología de la vida cotidiana (1901), Obras completas, tomo 6, Conferencias de introducción al psicoanalista (1916-17), Obras completas, tomos 15 y 16 y El yo y el ello (1923), Obras completas, tomo 19.













 << La Terapia Junguiana           ﴾ ∞ ﴿           La Terapia Psicodinamica >>