La Terapia Racional Emotiva

La Terapia Racional Emotiva es una forma de psicología terapéutica que emerge del conductismo. Se trata de utilizar la razón y la racionalidad para reconocer los procesos cognitivos autodestructivos y aprender a sintonizar con una emoción más apropiada. Efectivamente, la idea es que los pensamientos destructivos subconscientes se reconocen conscientemente y luego se cambian por pensamientos más constructivos.

Contenido

  • 1 Objetivos del bienestar mental de la TRE
  • 2 Las emociones negativas y emociones positivas
  • 3 El ABC de las Emociones
  • 4 Exigencias absolutistas
  • 5 El Tratamiento con TRE

Objetivos del bienestar mental de la TRE

La Terapia Racional Emotiva fue desarrollada por primera vez por Albert Ellis en la década de 1950. Aunque Ellis había hecho originalmente el trabajo en el campo del conductismo, más tarde se convenció de la naturaleza causal de los procesos cognitivos. En concreto, desarrolló un modelo de comportamiento que implica una interacción continua entre el medio ambiente y el estado mental interno.

Se puede afirmar que la TRE está basada en unos pocos principios simples pero de gran trascendencia. Dichos principios son:

  1. El pensamiento es el principal determinante de las emociones humanas.
  2. El pensamiento disfuncional es la principal causa del malestar emocional.
  3. Debido a que sentimos en función de lo que pensamos, para acabar con un problema emocional, tenemos que empezar haciendo un análisis de nuestros pensamientos.
  4. Múltiples factores, tanto genéticos como las influencias ambientales (educación, etc.) se encuentran en el origen del pensamiento irracional y la psicopatología.
  5. A pesar de la existencia de influencias del pasado en la psicopatología, la Terapia Racional Emotiva enfatiza las influencias presentes, ya que son las responsables de que el malestar haya continuado a través del tiempo, a pesar de que las influencias pasadas hayan dejado de existir. La causa principal del malestar emocional no tiene que ver con el modo en que fueron adquiridas esas creencias o modos de interpretar la realidad sino con el hecho de seguir manteniéndolos en el presente.
  6. Aunque las creencias se puedan cambiar, ese cambio no va a suceder necesariamente con facilidad. Las creencias irracionales se cambian mediante un esfuerzo activo y persistente para reconocerlas, retarlas y modificarlas, lo cual constituye la tarea de la Terapia Racional Emotiva.

Las emociones negativas y emociones positivas

Emociones negativas adecuadas e inadecuadas

  • Las emociones negativas inadecuadas se definen como aquellas que hacen que las condiciones adversas y las frustraciones empeoren e impiden resolver el problema o la causa del malestar. Entre ellas se encuentran la ansiedad, depresión ira, culpa vergüenza y dolor emocional etc. Como hemos visto, son causadas por creencias irracionales.
  • Las emociones negativas adecuadas son aquellas que tienden a darse cuando los deseos y preferencias humanas se ven bloqueados y frustrados, y ayudan a las personas a minimizar o eliminar el problema. Es decir, nos ponen en marcha para solucionarlo. Entre ellas se encuentran la preocupación, la tristeza, el enfado, el remordimiento, el pudor y la decepción.

La Terapia Racional Emotiva ayuda a las personas a sustituir sus emociones negativas inadecuadas por emociones negativas adecuadas, de modo que, ante una situación conflictiva, en vez de sentir una ansiedad paralizante, por ejemplo, pueda sentir solamente una preocupación que le lleve a resolver el problema.

Emociones positivas adecuadas e inadecuadas

  • Los sentimientos positivos también pueden ser inadecuados. Por ejemplo, el sentimiento de grandiosidad o superioridad es una emoción positiva porque hace que una persona se sienta bien. Sin embargo, se basa en una percepción irreal de uno mismo y a la larga provocará problemas en las relaciones con los demás y rechazo.
  • Las emociones positivas adecuadas son el resultado de la satisfacción de los deseos, metas e ideales humanos. Incluyen el amor, el placer, la curiosidad, la felicidad…

El ABC de las Emociones

Dentro de la teoría de la TRE se define el llamado ABCDE de las emociones, que representa las cinco primeras letras de nuestro alfabeto, pero es también la piedra angular de la terapia, ya que supone su marco de referencia.

El “ABCDE” de la TRE es el siguiente:

  1. Activating Event: Representa el Suceso Activador. Es decir, “A” representa la realidad, los sucesos que acontecen a nuestro alrededor y a los que (en numerosas ocasiones) acusamos erróneamente de ser el origen de nuestras emociones.
  2. Beliefs: Hace referencia a las creencias o sistema de valores del individuo. En ellas se incluyen las cogniciones, evaluaciones, sistema de valores y cualquier otro tipo de pensamiento a través del cual filtramos la realidad que percibimos o, dicho de otra forma, a través del que vemos los eventos activadores (A). Estas creencias pueden ser rígidas y absolutas o flexibles y adaptadas a la realidad, a las primeras las denominamos irracionales y a las segundas racionales.
  3. Consequence: Representa las consecuencias emocionales y conductuales derivadas de las creencias B respecto al suceso activador A. Las C, o emociones que se derivan de creencias B irracionales y rígidas acerca de sucesos A negativos, producirán alteraciones emocionales y las denominamos consecuencias negativas inapropiadas, mientras que las consecuencias que siguen a pensamientos racionales respecto a sucesos negativos las denominaremos consecuencias negativas apropiadas (Crawford & Ellis, 1989).
  4. Dispute: Representa la “Disputa” enérgica de las creencias irracionales que hay siempre detrás de toda alteración emocional. Dichas creencias irracionales están muy arraigadas en nuestra mente, de ahí que la disputa deba ser enérgica y continuada.
  5. Effective Rational Belief: Representa la sustitución de la idea irracional por su equivalente racional en nuestro sistema de valores y creencias, en nuestra filosofía personal. En la mayoría de las ocasiones la diferencia entre una y otra es muy sutil y por lo tanto difícil de encontrar. En ocasiones la diferencia es una cuestión de grado en el nivel de nuestras preferencias. En todas las ocasiones la idea racional está más ajustada a la realidad que la idea irracional.

Exigencias absolutistas

Creencias irracionales hay de muchos y diferentes tipos, dado que cada persona las expresa forma distinta e individual, pero casi todas ellas pueden encuadrarse en tres grandes grupos de las que derivan todas las demás. Estas creencias rígidas suponen mantener tres tipos de demandas extremas o “DEBES” básicos.

  1. Demandas acerca de uno mismo. Los “DEBO” o demandas rígidas acerca de uno mismo se ponen de manifiesto en afirmaciones parecidas a: “DEBO hacer esto o aquello o no seré feliz, he de conseguir la aprobación de los demás, especialmente si esas personas son significativas para mí, de lo contrario no podría soportarlo, no me respetarían, etc.” Las consecuencias de este tipo de demandas son la ansiedad, la depresión, la vergüenza y la culpa.
  2. Demandas acerca de los demás. Las demandas que hacemos a los demás normalmente adquieren la forma: “DEBES tratarme bien, de forma justa, o de lo contrario eres una persona absolutamente despreciable, sería terrible para mí y no podría soportarlo.” Este tipo de creencias lleva a sentimientos de ira, rabia, así como a conductas pasivo-agresivas y a actos de violencia.
  3. Demandas acerca del futuro, del mundo y de las condiciones de vida. Las demandas absolutas y rígidas acerca del mundo y de las condiciones de vida, a menudo tienen la forma de creencias como: “ el mundo DEBERÍA ofrecerme una vida más cómoda” o “Mis condiciones de vida DEBERÍAN ser tal como yo quiero que sean y si no es así, pobre de mí, es terrible, no puedo soportarlo.” Tales creencias están asociadas con sentimientos de auto compasión, problemas de auto disciplina, conductas de postergación y conductas adictivas.

El Tratamiento con TRE

La Terapia Racional Emotiva se suele utilizar con éxito cuando se trata de trastornos como depresión o de cualquiera de las neurosis. Por el contrario, los trastornos psicóticos como la esquizofrenia han demostrado ser mucho más resistentes. De hecho, hay muy poca evidencia de que las terapias orientadas al comportamiento como ésta, tengan algun impacto sobre la esquizofrenia.


 << La Terapia Cognitiva Conductual           ﴾ ∞ ﴿           LAs Necesidades Humanas >>